diumenge, 25 de maig de 2008

"Los hombres también se sienten víctimas" Ana Hernandez / periodista

Ellos también se sienten discriminados. Muchos padres de familia
separados consideran que son víctimas de prejuicios, de actuaciones que
no se corresponden con la realidad o de anacronismos. También ellos
quieren que se escuchen y se recojan las voces de los hombres que sufren
abusos y protagonizan igualmente casos de violencia cotidiana. Y cada día
son más. No les falta razón. Sin que por ello la pierdan tantas y tantas
mujeres maltratadas por parte de sus parejas o de quienes lo fueron, y de
tantas y tantas mujeres que han muerto asesinadas. Pero de ahí a ocultar
esta otra realidad hay un abismo y tal vez demasiado dolor. No es que se
generalice, ni que se mida a todos por el mismo rasero pero es verdad que
en numerosas ocasiones la balanza se inclina demasiado hacia un lado.
Será por el peso de la costumbre y hasta por falta de voluntad a la hora de
aplicar también en este ámbito la igualdad que todos reclamamos.
¿Por qué no analizar cada caso y enjuiciarlo de forma particular, con
objetividad, tratando de ver qué es lo mejor para cada una de estas familias
rotas y sobre todo para los niños? Hay que reconocer también que en las
últimas décadas son muchas las cosas que han cambiado, entre ellas, el
modelo de familia, los roles de cada cónyuge. La incorporación de la mujer
al trabajo, las medidas para conciliar vida familiar y laboral, las bajas ante
casos de maternidad y paternidad. Ahora caben situaciones que hasta hace
unos cuantos años eran impensables. Benditos los pasos que se han dado
para avanzar en la lucha contra la violencia machista y los recursos que se
están poniendo en marcha para ayudar a quienes la padecen. Pero
supongo que esto no está reñido con otros avances que están pendientes.


Las estadísticas reflejan cómo aumentan los divorcios, en la mayoría de las
separaciones hay que pleitear y salvar una batalla legal por la guardia y
custodia de los hijos. Hoy en más del 90 por ciento de los casos sigue
depositándose en manos de las madres. Ese desenlace arrastra para
quienes se consideran maltratados un agravio enorme y es lo que quieren
denunciar. Mañana nuevamente la Asociación de Padres de Familia
Separados de Salamanca celebrará sus cuartas jornadas en las que aboga
por la custodia compartida y por dar un giro a una situación que se viene
arrastrando y que consideran los convierte no sólo y casi siempre en los
malos de la película, un papel que se resisten a asumir.


Esta asociación que preside el médico Jesús González ya lleva unos
cuantos años tratando de hacer ver que compartir la custodia de los hijos es
algo más que recomendable. Él y otros padres como Juan Carlos López o
Fernando Javier López Älvarez quieren que al menos la sociedad reflexione
sobre algunas cuestiones que están a la orden del día. Dicen que no se
puede obviar que hay muchas denuncias falsas, y que existe un rechazo al
padre que no tiene la custodia, y hablan también del síndrome de alienación
parental, de desequilibrios económicos familiares tras la separación, critican
la escasa receptividad judicial que encuentran cuando ponen una demanda
y cómo muchos padres se llegan a pasar hasta diez años esperando que
salga el juicio.



Publicat a "Tribuna de Salamanca" el 23 de maig de 2008