dimarts, 27 de maig de 2008

Encargó matar a su ex marido para lograr la Custodia de su hijo

Diari "ABC" 24 de maig 2008



M. J. ÁLVAREZ. MADRID.


Un crimen por encargo. Ese fue el móvil que provocó el homicidio de Miguel Ángel Salgado Pimentel, de 36 años, en el garaje de su casa. El suceso ocurrió el 14 de marzo de 2007 en el número 3 de la calle de los Caretos de Ciempozuelos. Le dispararon tres veces, dos de ellas en la cabeza.

Las primeras hipótesis que manejó la Guardia Civil fue que se trataba de un robo o de un ajuste de cuentas, dado que le estaban esperando y fueron a por él. Fue una vecina del inmueble la que se encontró el cadáver y avisó a la Benemérita.

De inmediato, salieron a relucir las desavenencias entre la víctima y su ex mujer, M.D.M.P., quienes tenían varias denuncias interpuestas en los juzgados de familia. Entre ellas, figuraba una en la que el fallecido aseguraba que había sido amenazado de muerte por su ex mujer, extremo que corroboraron los testigos. Además, el mismo día del crimen un juzgado había dictado un auto en el que le concedía la custodia de la hija de ambos.

Las pesquisas se centraron en su ex pareja. De ahí que localizaran una denuncia del fallecido, de enero de 2007, en la que explicaba que varios desconocidos habían intentado echarle de la calzada de la carretera M-311, resultando dañado su vehículo, extremo que fue de nuevo comprobado.

Las indagaciones permitieron llegar hasta un amigo y cliente de su ex pareja, E.S.B., que incluso llegó a prestar declaración a petición propia, ante la Guardia Civil, si bien, para despistar, apuntó a que Miguel Ángel pudiera estar relacionado con juegos de rol. El ovillo condujo a su colaborador y conocedor de sus «negocios», G.S.M., y C.M.G.C., presunto autor del homicidio.

«Asesinos a sueldo»

E.S.B., es el encargado de una empresa que contrata porteros que trabajan en discotecas y salas de fiestas de todo el país
Durante la investigación se constató que este y G.S.M., habían organizado varios «ajustes» y palizas por encargo.
Por todo ello se llegó a la conclusión que fue su ex pareja quien organizó la muerte de Miguel Ángel y contrató a C.M.G.C.
Los hombres, según todos los indicios, sometieron a vigilancias previas a la víctima hasta que actuaron.
El pasado martes se realizaron las detenciones y se registraron sus viviendas. Entre los efectos intervenidos se encuentran un llavero pistola del calibre 6,35 con munición, armas blancas, cintas adhesivas y bridas. Todos son españoles y tres de ellos, salvo G.S.M., están ya en prisión. No obstante, el arma homicida no ha aparecido.