diumenge, 1 de març de 2009

LOS RESULTADOS DE UN MAL DIVORCIO - DISCULPAS DE UNA MADRE

Os escribo para pediros disculpas, a vosotros y a mi hijo. Tengo 67 años, me llamo Maria y soy nacida en Lleida. Separada desde hace 30 años, entonces mi consciencia no estaba tan desarrollada como actualmente. Hoy todavía lloro por el mal que hice a mi hijo, lo separé de su padre. Hace aproximadamente 5 años que lo veo por la calle y no quiere saber nada de mi, no existo para el. Me gustaría poder volver hacia atrás y corregir todos mis errores, devolverle la sonrisa que un día yo le robé, pero creo que ya es demasiado tarde, estoy enferma y mi vida se apaga poco a poco. Lo comprendo, comprendo que hoy su madre para el sea única y exclusivamente la persona que lo apartó de su padre. Yo soy culpable de que mi hijo odiase a su padre, yo soy culpable de que mi hijo hoy sea una victima más de la injusticia y el no pueda abrazar a su hija, mi nieta, a la que llevo sin poder abrazar más de 5 años.

He tenido conocimiento de que mi hijo se ha organizado junto a vosotros y que él, al igual que su padre ama a su hija por encima de todas las cosas. Con esto no pretendo que el me perdone, no tengo derecho a pedírselo, pero con esto pretendo que jamás nadie vuelva a cometer el error que yo cometí. Mi edad ya no me lo permite, pero me gustaría poder cambia mi vida por la del padre de mi hijo, que el fuese quien pudiese disfrutar sus últimos momentos junto a el… Los mismos que un día yo les robé. Os deseo que tengáis suerte de corazón, espero que todas las personas que componéis Lleida por la Custodia Compartida tengáis suerte, porque vuestra lucha es justa.
Suerte hijo.