diumenge, 11 d’octubre de 2009

El trabajo, algo de mujeres

http://www.abc.es/20091004/nacional-sociedad/trabajo-algo-mujeres-20091004.html

La compañía Westinghouse, parte del gigantesco imperio industrial generado en su día en torno a la ciudad de Pittsburgh, comisionó en 1942 el famoso poster de la trabajadora arremangada con el lema de «Lo podemos hacer». La campaña, en sintonía con Washington, aspiraba a promover la requerida incorporación de la mujer al mundo laboral durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque ese llamamiento fue seguido por seis millones de pioneras mujeres, este otoño llegará a su máxima expresión.

Cambio profundo
Durante algún momento en las próximas semanas, los especialistas en la fuerza laboral de Estados Unidos (EE.UU.) estiman que por primera vez en la historia habrá una mayoría de mujeres trabajando fuera de sus hogares. Plusmarca que ilustra el cambio profundo en las responsabilidades femeninas dentro de la sociedad americana. Pero también los graves efectos que la crisis ha tenido para el empleo de los hombres estadounidenses.

Tareas domésticas
De acuerdo a las cifras actualizadas este verano por la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, las mujeres ocupaban el 49,9 por ciento de los 132 millones de empleos existentes en la mayor economía del mundo. Con una presencia dominante en los pocos sectores que han seguido creciendo pese a las grandes dificultades económicas que han contribuido a la destrucción de 7,6 millones de puestos de trabajo desde el comienzo oficial de la recesión fijado en diciembre de 2007.
A juicio de la economista Heidi Hartmann, presidenta del Instituto para la Investigación de la Política de la Mujer, «ha sido una larga cuesta histórica la que nos ha llevado hasta este punto». Pero ese ascenso no debe confundirse con igualdad. Ya que las mujeres tienden a trabajar menos horas y ocupar más puestos de trabajo a tiempo parcial, sin seguro médico o derecho al paro. Con estimaciones de que el salario medio en Estados Unidos de una trabajadora es un 77 por ciento inferior al de un hombre. Y el agravante de que las mujeres que trabajan fuera de casa también siguen asumiendo buena parte de las responsabilidades domésticas.
En cualquier caso, la situación actual no se explica sin la brutalidad de la crisis para sectores de trabajo dominados tradicionalmente por hombres, como la construcción, la manufactura y los servicios financieros. Hasta el punto de que algunos economistas hablan de una «man-recesión». Ya que en torno al 80 por ciento de los puestos de trabajo eliminados desde diciembre de 2007 estaban ocupados por hombres.
En contraste, las mujeres tienden a dominar los limitados sectores que han seguido creciendo durante estos malos tiempos en Estados Unidos. Como la sanidad, la educación o el sector público, que se han beneficiado de forma significativa del paquete de estímulo económico aprobado por el Congreso en febrero por valor de 787.000 millones de dólares. Un reciente estudio del censo federal parece desmitificar también la noción prevalente de madres con preparación que deciden sacrificar su carrera profesional para criar a sus hijos. De acuerdo a este análisis sobre la llamada «revolución de exclusión», las madres americanas que se quedan en casa no son tantas como se piensa y tienden a ser jóvenes, menos educadas, con menos ingresos familiares y sobre todo hispanas.

Paridad de géneros
Con todo, la estimada paridad numérica de géneros en la fuerza laboral americana parece limitada a la crisis actual. Y se estima que retrocederá conforme los hombres sean capaces de volver a encontrar trabajo. Pero lo que no parece que vaya a recuperarse es el tópico del hombre como principal responsable de ganar dinero para sustentar a su familia.