dimarts, 10 de febrer de 2009

El machismo y mi complejo de sancho panza...

http://librepensador.my-place.us/index.php/criticas-con-humor/54-humor/124-el-machismo-y-mi-complejo-de-sancho-panza.html

Yo persona de sexo masculino, creo que ya esta bien de majaderías no. Desde pequeño he tenido que escuchar de mi propia madre, cuan desfavorecidas habían estado las mujeres, mientras se preparaba, para irse a tomar el café con las amigas, pobrecita, la pobre (ella siempre se vio, a si misma, como una alta ejecutiva frustrada, como si todo el que trabajase llegase a esos puestos).

Con el paso del tiempo, esa queja de mi madre, he visto que se ha ido extendiendo, como gasolina ardiendo, hasta que ha llegado a nuestro gobierno.Yo cuando hablan de la discriminación a la mujer, me siento como Sancho Panza, cuando vio que su señor Don Quijote se enfrentaba a los molinos.

Donde el “Hola y Cosmopolitan” hablan de que los puestos relevantes eran de los hombres, yo veo que en la historia, puestos relevantes siempre ha habido pocos y que la mayoría de los hombres tenían horarios y trabajos muy miserables. (Eso si, dudo que ninguno estuviera pensando lo bien que se estaría, si en lugar de currante, uno hubiese nacido Reina).

Donde el “Hola y Cosmopolitan” hablan de la negación de que las mujeres trabajasen veo que los trabajos y horarios eran durísimos y por el contrario en cuando los trabajos fueron menos duros, veo en todas las empresas mujeres. (Algo similar a lo que ha pasado en el ejército cuando se ha vuelto profesional y hay sueldo).

Donde el “Hola y Cosmopolitan” hablan de que las mujeres estaban relegadas al cuidado de los niños, sigo viendo horarios y trabajos durísimos. (De hecho todavía no he visto una condena a ningún padre a cuidar de sus hijos, no debe ser una condena tan grande, no creen).

Donde el “Hola y Cosmopolitan” hablan de la revolución de la mujer, yo veo las dos grandes Guerras Mundiales donde los empresarios fueron buscando mujeres, para sacar adelante la producción, ya en un entorno fabril y con horarios menos abusivos.

Donde el “Hola y Cosmopolitan” hablan de la mala vida de las mujeres yo miro las estadísticas de muertes y la de los hombres son muy, pero que muy, superiores.

Donde el “Hola y Cosmopolitan” hablan de la falta de voto femenino, yo veo que el periodo más largo de democracia de este país, en el que se ha podido ejercer ese derecho, que es el actual, en cuanto se ha podido, se ha puesto una ley, que sólo, con la simple denuncia de una mujer acabas en el calabozo.

Donde el “Hola y Cosmopolitan” hablan del valor de muchas mujeres que optan por formar una familia ellas solas, yo veo seres despreciables, que son capaces de retirarles a sus hijos el derecho a tener padre, para que su ideología enferma no tenga replica.

Donde el “Hola y Cosmopolitan” hablan de que los hombres no quieren participar en la educación de los niños veo señoras (es un decir) que salen gritando y diciendo que los niños han salido de sus entrañas y que nadie les quita a sus hijos. (Se ve, que esos pobres niños no tienen ningún derecho a su padre).

Nada que tengo un complejo de Sancho Panza que no puedo con el.
Desde aquí un abrazo a esa mujeres trabajadoras, que las hay, y muy buenas, y de las que nunca he escuchado majaderías de este tipo.
De igual modo a todas aquellas personas, que saben que la mejor salvaguarda para que un niño este bien, es que disponga de sus dos padres y que les horroriza la idea de haber nacido en una familia monoparental, por el capricho de este.