divendres, 27 de juny de 2008

Responsabilidades, Justicia y Ética - Cristina Tenas Rosell

El asesinato premeditado de un hombre por parte de su ex mujer, parece no importar al Gobierno Central de España.

La Sra. Dolores Martín Pazo ordenó y pagó, presuntamente, a un sicario para que ejecutara a su ex marido, que había cometido el imperdonable “delito” de pretender ejercer de padre de su hija. La Sra. Mª Emilia Casas, presidenta del Tribunal Constitucional, defiende que la conversación posterior nada tuvo que ver con el asesinato, pero quizás alguien debiera de recordar a ésta señora que, el ejercicio de asesoramiento no es permisible cuando uno forma parte del Constitucional, y que aun menos profesional, y moralmente dudoso, es sugerir a quien presuntamente no asesora: “Avísame si esto llega al Constitucional”

No dejemos de lado que éste caso no es más que la punta del iceberg que el Ejecutivo lleva 5 años ocultando, bajo las estadísticas manipuladas que tantos votos les han dispensado, y tanta injusticia ha sembrado. Injusticia para las personas realmente maltratadas, sean hombres o mujeres, por que los medios establecidos están en un 85% por ciento de los casos según declaraciones de los mismos jueces, siendo usados dolosamente por simuladas víctimas.

Desde aquí, hacemos un llamamiento al sentido común. A la verdadera igualdad, a la verdadera justicia. E incluso nos permitimos llamar la atención sobre la responsabilidad de quienes aplican la ley.Disponer de una batuta no significa poder moverla de un lado al otro. Hay que saber moverla, hacerlo con responsabilidad y dignidad, y si no se está preparado para ello, hay que dejar que lo hagan quienes sepan hacerlo, dejando por tanto el sillón vacante si es necesario. Por el bien de la sociedad en general ante el beneficio particular.

Nuestro más sentido pésame a la familia del Sr. Miguel Ángel Salgado Pimentel, joven padre de familia a quien se le arrebató la vida por amar a los suyos.