divendres, 10 de juliol de 2009

Miembros, miembras y mujeres.

http://www.20minutos.es/carta/478684/0/cartas/barcelona/discriminacion/


Más allá de la aberración e ignorancia lingüística, que llegados al caso no nos condiciona el día a día, más que en las risas que nos provoca el analfabetismo del ejecutivo, si ser miembra significa lo que a manos del actual gobierno viene significando, que paren el mundo que me bajo.

Ser mujer es mucho más que una cuestión genética. Ante todo es ser persona. Si las miembras se comportan discriminando, propongo que se diferencie entre miembros, miembras y mujeres. Prefiero ser mujer a miembra, francamente.

No me hace falta que modifiquen el diccionario a mi antojo, pues me siento identificada como persona, humana del género femenino, y gozo gracias a la sangre de nuestros antepasados de la suficiente libertad como para valerme y hacerme valer más allá de mi género.

Me avergüenza soberanamente la caza de brujas de género que se ha puesto en marcha especialmente en los últimos años. Y me avergüenza más ver como la mayor parte de la población cae en la fácil trampa. Dividen y vencerán. Mientras nos distraen con nimiedades como las miembras, obvian los problemas reales de ésta sociedad: Crisis económica, crisis de valores, respeto olvidado en el más profundo de los ostracismos, falta de educación en general, cultura bajo mínimos, y un largo etcétera. Pero nada mejor que distraer al más puro estilo romano del “pan y circo” para no afrontar ni poner remedio a los reales problemas de respeto, tolerancia, convivencia, sociales, etc…

C. Tenas Rosell